sábado, 4 de agosto de 2012

Análisis: Wes Anderson


No me avergüenza reconocer que hasta poco antes del estreno de Moonrise kingdom no solo no había visto ninguna película de Wes Anderson sino que ni siquiera me sonaba el nombre. Y no me avergüenza reconocerlo porque soy consciente de que se de cine mucho menos de lo que me gustaría, y siempre que puedo intento ampliar estos conocimientos, por lo que poco después de maravillarme con esta película decidí dedicar unos días de mi vida a un ciclo de este realizador norteamericano.


Y debo decir que Wesley Wes Anderson ha sido una de las sorpresas mas agradables que me he llevado en toda mi vida. Bandas sonoras maravillosas, ralentíes empleados de forma magistral y una marcada predilección por los travellings laterales conforman un estilo único y fácilmente reconocible que solo se puede definir con una palabra: delicioso.
También es conveniente destacar el hecho de que tiene un patrón muy definido para elegir el cast de sus películas, de forma que interpretes como Anjelica Huston, Owen Wilson o Bill Murray son constantes en casi todos sus trabajos.

Desde luego Anderson trabaja en lo que le apetece, para bien o para mal hace el cine que le da la gana, y por desgracia la gran mayoría del público no consigue identificarse con el humor sobre el que se construyen sus cintas.
Vamos a hacer un pequeño repaso a su carrera. Os dejo el trailer de cada película, echadles un vistazo porque son muy representativos y no tienen desperdicio (algunos no los he podido encontrar en español)

Bottle Rocket, su ópera prima, es también su película mas decepcionante (de hecho es la única que decepciona). Apenas muestras ligeras pinceladas de las características mas distintivas del director y llega a resultar aburrida, algo que no se volverá a ver en ninguno de sus futuros trabajos.
Sin embargo hay que tener en cuenta que nos encontramos ante un Anderson inexperto, y yo personalmente he decidido no tenerle en cuenta el único bache (hasta ahora) en una filmografía prácticamente impecable



En contraposición, su siguiente trabajo es mi preferido. Academia Rushmore es sencillamente maravillosa, con una dirección impecable da forma a una historia que convierte un argumento dramático en una comedia mediante la frialdad y la inexpresividad de los actores.



Los Tenenbaums nos presenta el intento de un padre por recuperar a su familia tras 17 años de abandono. Wes trabaja con el que posiblemente es el mejor guión de su carrera, que por desgracia (y de forma inexplicable para mi) será el último que escriba en colaboración con Owen Wilson. Uno de los grandes logros de esta película es que Ben Stiller no solo está creíble en un papel serio, sino que además lo hace bastante bien.



Life aquatic es uno de sus trabajos mas extraños, lo que ya es decir mucho. Desde luego te tiene que apasionar Anderson para encontrarle sentido a esta inclasificable cinta en la que Bill Murray se mete en la piel de un oceanógrafo cuyo único objetivo es rodar un documental en el que encuentra y mata a una misteriosa bestia marina que había despedazado a su mejor amigo.



En Viaje a Darjeeling se nos narra el viaje de reconciliación de tres hermanos a través de la India. Tanto la dirección como el guión se resienten un poco, y aunque no alcanza los niveles de genialidad de sus anteriores trabajos sigue siendo una gran película.



Fantástico Sr. Fox es el primer encuentro de Anderson con el mundo de la animación. Realizada en un stop-motion algo descuidado (tengo la sensación de que es así aposta, puesto que consigue que el resultado final sea aun mas entrañable) nos cuenta las historia de un zorro que a espaldas de su familia decide volver a robar en las granjas. Está basada en una novela de Roald Dahl, y desde luego la mezcla de estos dos artistas es inmejorable. En mi opinión es su cinta mas divertida.



Moonrise kingdom es, hasta la fecha, su última película. Como dije antes fue la primera que vi, y darme de golpe con el mundo de Anderson me causó gran impacto, por lo que siempre le tendré un cariño especial.
Comentarios personales aparte, en esta cinta nos encontramos a un Wes Anderson mas maduro, como si estuviera puliendo su estilo, llevándolo a un nivel superior.
Al igual que sus otros trabajos, Moonrise kingdom es una película hecha por el Anderson adulto para el Anderson niño, pero en esta ocasión el contraste es mucho mas fuerte, y por muchos críos que me tocara aguantar en la sala os puedo asegurar que esta no es una película infantil.

No hay comentarios:

Publicar un comentario